médicos, enfermeras y equipos locales brindan atención médica y trabajan por el bienestar de los niños y sus familias

Programas de salud comunitaria

En la mayoría de las áreas en las que trabajamos contamos con la asistencia de médicos voluntarios que apoyan los proyectos de diferentes formas. Vigilan el crecimiento y el desarrollo nutricional de los niños, realizan chequeos médicos, apoyan las sesiones de desparasitación, prescriben medicamentos o hacen referencias a centros médicos para los niños que lo necesitan. Esta ayuda ha sido invaluable … especialmente ahora, cuando el sistema de salud pública de Venezuela se encuentra en condiciones precarias.En los casos en que no hay apoyo médico directo al programa, los coordinadores locales acompañan y apoyan a las madres y los niños que requieren atención médica. Cuando es posible, se proporciona ayuda para cubrir el costo de los exámenes médicos o el tratamiento.

Medicinas e insumos médicos

El sistema de salud de Venezuela se ha derrumbado y hay escasez de más del 80% de los medicamentos y suministros médicos. La ONU estimó en 2019 que 2,8 millones de venezolanos tienen necesidades de atención médica y 300.000 estaban en riesgo de morir de cáncer, diabetes o VIH, sin haber tenido acceso a medicamentos durante más de un año. Los pacientes que van al hospital deben traer sus propios medicamentos e insumos médicos básicos como jeringas, guantes y bisturíes, así como su propio jabón y agua. Las enfermedades infecciosas y prevenibles están aumentando.Enviamos regularmente a Venezuela una variedad de medicamentos para adultos y pediátricos donados, así como suministros médicos. Todas las donaciones son clasificadas y enviadas a diferentes partes del país, donde se distribuyen a través de médicos de confianza o directamente a las personas que las requieren. Dada la necesidad existente en Venezuela asumimos y desarrollamos gustosos, con ética y responsablemente, esta canalización de ayuda humanitaria.

Covid19: apoyando a los trabajadores de salud

Los casos de coronavirus están aumentando rápidamente en todo el país y sabemos que lo peor está aún por llegar. Con compromiso y dedicación, en medio de un sistema de salud quebrado, los trabajadores de la salud están en la primera línea, combatiendo el virus y apoyando a los enfermos. Cada día ponen en riesgo sus vidas y las de sus familias, con poca o ninguna protección. En junio del 2020, el 53% de los hospitales no tenía guantes, el 47% carecía de mascarillas y más del 82% no contaba con productos de higiene, como jabón, gel o desinfectantes.En abril, gracias a la solidaridad de muchos, comenzamos a proporcionar máscaras, guantes, gel desinfectante y otros equipos de protección personal a los trabajadores de la salud en centros de salud de 11 estados del país.